Tortillas Nagual
info@tortillasnagual.com

¿Cuáles son las mejores tortillas para hacer tacos?

Tortillas para hacer tacos

Los tacos son el máximo exponente de la gastronomía mexicana. Son asimismo un alimento completo, versátil y sencillo de hacer, que se adapta a los gustos de cualquier comensal y que hoy en día podemos degustar desde en una taquería mexicana a un restaurante de postín. El taco ha roto con cualquier frontera espacial y ahora es un producto universal que disfrutamos a cualquier hora y con cualquier pretexto… siempre que usemos para ellos la tortilla adecuada. ¿Quieres saber cuáles son las mejores tortillas para hacer tacos? Toma nota de este post, sobre todo si vas a ejercer como anfitrión/a preparando tus propios tacos para tus seres queridos. ¡Empezamos!

 

De cochinita, de pastor, norteños, de pollo, de pescado… Los tipos de tacos que engloba la cocina mexicana son infinitos. Todos ellos tienen como denominador común una tortilla plana, de entre cinco y doce centímetros de diámetro, destinada a contener los ricos y variados ingredientes que harán las delicias de quienes logren hincarles el diente. Esta tortilla puede ser de harina de trigo o de harina de maíz. Sin embargo, las de maíz son las tortillas para hacer tacos más convenientes, ya que son las originales y auténticas mexicanas.

 

También maridan mejor con las salsas, aliños y guisos que suelen incluir los tacos más representativos de la gastronomía mexicana. Las tortillas de maíz son originarias de Mesoamérica, principalmente México y Centroamérica.

Tacos aptos para veganos, vegetarianos y celiacos

Los tacos elaborados con tortillas de maíz como las de Nagual son aptos para veganos y vegetarianos. Al no contener gluten, también se convertirán en los perfectos aliados de las personas celiacas. Y eso no es todo, ya que al ser bajas en grasa y ricas en fibra -lo que explica su efecto saciante- los tacos elaborados con nuestras tortillas se erigirán como antojo de cabecera de aquellas personas que sigan una dieta para control de peso.

 

Por si todo eso fuera poco, cabe señalar que las tortillas de maíz son una excelente fuente de antioxidantes, los cuales combaten el envejecimiento celular. Dado su alto contenido de vitaminas (provitamina A, vitaminas B1, B3, C, E y ácido fólico), comer tacos hechos con tortillas de maíz influirá positivamente en nuestro estado de ánimo, concentración, memoria y sueño. Y no podemos olvidar su alto contenido en minerales como el fósforo, el magnesio y el zinc.

Recetas de taco prehispánicas que todavía perduran

Además de por sus propiedades nutricionales, las tortillas de maíz como las nuestras se caracterizan por ser sumamente versátiles en la cocina. Para muestra, la cantidad de tacos que pueden prepararse y que pueden ser a base de guisos de carne o pescado, verduras asadas o legumbres salteadas.

 

Algunas de las recetas actuales más populares, como la de cochinita pibil o al pastor, ambas a base de carne de cerdo, tienen su origen en las primeras manifestaciones del taco, allá en el México prehispánico. La carne -sobre todo la de cerdo y la de ‘guajolote’, tal y como se llama al pavo en el centro de México- era el ingrediente principal de unos primeros tacos que las esposas inventaron como alimento fácil de transportar y de consumir para que sus maridos se los pudieran llevar al campo, donde trabajaban durante largas jornadas. De hecho, esas primeras tortillas se preparaban sobre piedras calientes y, una vez templadas, admitían la carne que fuera de temporada en el país azteca en cada momento.

 

Los tacos a base de carne de cerdo o de ave, acompañados de frijol y chile y de alguna salsa picante -probablemente para combatir el frio- todavía perduran a día de hoy y son de los más aclamados de la restauración mexicana.

 

Las combinaciones son infinitas, por lo que los amantes del taco siempre podrán utilizar los ingredientes que más les apetezca en cada momento. Y es que, la tortilla de maíz que lo conforma admite cualquier tipo de guiso. El secreto es no llenarlo demasiado para disfrutar de todos sus matices en cada bocado.

 

Y ahora que probablemente se te haya hecho la boca agua… ¡hazte con nuestras tortillas y con tus ingredientes favoritos y ponte manos a la obra! Recuerda que el secreto del buen taco es encontrar el equilibrio a nivel de grasa, frescura y acidez, que la proteína principal esté jugosa, que la tortilla esté caliente y recién hecha y que no le falte una buena salsa. ¡Será taco comido!